El Pladur, también conocido como cartón-yeso o drywall, es un material ampliamente utilizado en construcciones y reformas por su facilidad de instalación y adaptabilidad a diferentes espacios. Ahora bien, es común que surja la duda sobre si es posible colocar azulejos sobre una superficie de Pladur. La respuesta es sí, pero hay consideraciones importantes a tener en cuenta. En este artículo, abordaremos las pautas y recomendaciones para llevar a cabo esta tarea con éxito.

1. Preparación de la superficie

Antes de empezar a colocar azulejos, es crucial que la superficie de Pladur esté perfectamente lisa y sin imperfecciones. Además, es fundamental garantizar que el Pladur esté completamente seco y libre de humedad. La presencia de humedad puede debilitar la adhesión de los azulejos y generar problemas a largo plazo.

2. Uso de placas de Pladur adecuadas

Existen distintos tipos de placas de Pladur, y no todas son aptas para ser revestidas con azulejos. Si se prevé que una superficie va a ser alicatada, es recomendable utilizar placas de Pladur específicas para zonas húmedas, como las verdes, que son más resistentes a la humedad y ofrecen una mayor adherencia para los adhesivos de los azulejos.

3. Elección del adhesivo

El tipo de adhesivo que se utilice es fundamental para garantizar la correcta fijación de los azulejos al Pladur. Se recomienda usar adhesivos flexibles a base de cemento, que son adecuados para superficies que pueden experimentar ligeras deformaciones o movimientos.

4. Carga de peso

Es esencial tener en cuenta que el Pladur, aunque resistente, no tiene la misma capacidad de soporte que una pared tradicional de ladrillo o cemento. Por lo tanto, al colocar azulejos, especialmente si son de gran formato o de materiales pesados, se debe asegurar que el peso total no exceda la capacidad de carga del Pladur.

5. Juntas y sellado

Una vez colocados los azulejos, es vital prestar especial atención a las juntas y al sellado. Las juntas deben rellenarse adecuadamente con mortero de juntas para evitar filtraciones de agua. Además, es aconsejable aplicar un sellador o impermeabilizante en las áreas donde pueda haber contacto directo con agua, como en baños o cocinas.

6. Evitar golpes y impactos

El Pladur es un material menos robusto que el ladrillo o el hormigón, por lo que una pared alicatada sobre Pladur será más susceptible a daños por impactos fuertes. Es recomendable tener precaución y evitar golpes directos sobre la superficie.

7. Considerar alternativas

Si bien es posible alicatar sobre Pladur, en ciertas situaciones, podría ser más recomendable considerar alternativas. Por ejemplo, en zonas de mucho tráfico o donde se espera un alto grado de humedad, podría ser más adecuado instalar un revestimiento diferente o reforzar la pared antes de colocar los azulejos.

Conclusión

Alicatar sobre Pladur es viable, pero requiere una planificación y ejecución cuidadosa. Siguiendo las recomendaciones adecuadas y asegurándose de utilizar los materiales y técnicas correctas, es posible obtener un acabado estético y duradero. Sin embargo, es vital recordar las limitaciones del Pladur y considerar si es la opción más adecuada para cada situación específica. Si tienes dudas o consideras que el trabajo puede ser complejo, siempre es recomendable consultar a un profesional para garantizar un resultado óptimo.